Una dulce voz a cada instante
me susurra en el oido
toda la verdad de tu secreto
que no sabes que yo se
Dice que de noche tú no duermes
cuando no te mimo ni te beso
cuando te he hecho daño y tú lo callas, lo se






Recientemente tuve la oportunidad de participar en una conversación fascinante con dos personas que compartieron conmigo sus conocimientos y experiencias relacionadas con una figura olvidada en la historia de la música popular puertorriqueña. Doña Regina Urdaneta, prima hermana de Héctor, y el guitarrista-profesor-abogado-escritor-servidor público, Don Federico Cordero, conversaron toda una tarde sobre la figura y la obra de Héctor Urdaneta Hernández.


Doña Regina comentó sobre la fina sensibilidad humana y artística de Héctor. Habló sobre su visión de la vida y su espiritualidad, una espiritualidad que fue influenciada por su padre Valentín, quien fue líder en la comunidad espiritista. También pudimos ver ejemplos de las destrezas de dibujante que tenía Héctor.


"Don Federico comentó el talento musical de Urdaneta, su maestría en el piano y la calidad de sus composiciones. Ambos comentaron el orgullo que expresaba Héctor por su negritud y la manera en que este elemento de su identidad se hace presente en composiciones, tales como "Negrito" y "Qué negra tengo".

Esta rica conversación con estas dos distinguidas y talentosas personas me confirmó mi creencia que la música (y los músicos) son una rica fuente de historias, inspiraciones y cultura.


Y en cuanto al olvido en que ha sido relegado Don Héctor, ¿algún funcionario de nuestro Instituto de Cultura Puertorriqueña habrá recordado durante los últimos años que, según la Ley 184 del 30 de julio de 1999 , "Se declara la conmemoración y dispone la celebración, el 30 de enero de cada año, en el Estado Libre Asociado de Puerto Rico, del natalicio y de la obra artística musical del compositor Héctor Francisco Urdaneta Hernández"? Nada, que los músicos siguen tocando sus composiciones y el pueblo las disfruta. Las canciones de Héctor ya son parte de la cultura musical del país, aunque de ellas no se acuerdan los burócratas.