En la edición de hoy del periódico El Nuevo Día, el profesor Edgardo Pratts comenta sobre el veto que el Gobernador impartió a la legislación que hubiese designado a la Casilla del Caminero en Aibonito la categoría de "lugar de interés histórico". Informa que, como el veto fue impuesto luego del cierre de la sesión legislativa, no fue acompañado por una explicación del mismo.

Señala el profesor Pratts: La ignorancia de la historia y de lo histórico es atrevida. Es que cuando lo histórico se convierte en adjetivo, la historia recibe un maltrato pavoroso. Lo "histórico" es un recurso de exclamación ordinaria, mientras que la "historia del patrimonio" y los objetos de valor histórico pertenecientes a un pueblo son la imagen de nuestro recuerdo y nuestro sentido de vida.

Es tan sólo otro ejemplo más de la ausencia de un sentido de desarrollo histórico que padecen las autoridades del país. ¿Qué se puede decir de un país que cierra su Archivo Nacional indefinidamente sin proveerles a los estudiosos, investigadores, historiadores y al pueblo, ninguna opción de acceso al acervo documental del país? Mientras tanto, seguimos siendo "el país más feliz del mundo".