Recientemente, el "History News Network"(HNN) publicó un breve artículo dedicado al tema del uso de la historia en las convenciones de los partidos Demócrata y Republicano en los Estados Unidos. En ambas, los oradores hicieron referencias a sucesos y figuras de la historia estadounidense del siglo XX: Theodore Roosevelt, Harry Truman, Franklin D. Roosevelt, Ronald Reagan, la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial. Las referencias servían para subrayar las tradiciones y los logros de pasados Presidentes y sus respectivos partidos.

Es interesante la presencia, o mas bien, la ausencia, de referencias históricas en los debates y la propaganda eleccionaria en Puerto Rico. En un anuncio televisivo, el partido anexionista señala que el PPD no ha sido "fiel" a las posturas de Muñoz Marín respecto a la "permanencia" de las relaciones entre Puerto Rico y los Estados Unidos. Por su parte, el PIP, en un anuncio televisivo, hace una breve referencia a su proceso fundacional y a su fundador, Don Gilberto Concepción de Gracia. Fuera de estas breves referencias anecdóticas, la historia del país está ausente en los discursos políticos. Da la impresión de que las memorias de los candidatos y sus partidos no incluye nada que haya ocurrido antes del año 2004. Esta memoria, o más bien amnesia, impacta enormemente las campañas, los discursos, los programas y el alcance de estas elecciones. Estas campañas desmemoriadas promueven entre el electorado una visión ingenua y superficial de la realidad. Permanecen ausentes los procesos económicos, políticos y sociales del siglo XX. Las causas profundas de situaciones actuales quedan sin discutirse porque no pueden colocarse dentro de un marco de referencia de cuatro años. Y lo más dañino de todo: esta amnesia colectiva no permite que el país visualiza su futuro a largo plazo. Toda propuesta se reduce a remiendos que pueden realizarse en un período de 4 años o menos. Como no existe una visión coherente de los procesos que han creado el país que tenemos, tampoco hay posibilidad de visualizar un país con futuro.