En Puerto Rico, se ha designado la semana del 17 al 23 de noviembre como la "Semana de los Archivos Históricos". La Escuela Graduada de Ciencias y Tecnologías de la Información de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, ha anunciado dos actividades para conmemorar esta semana. El lunes, 17 de noviembre, la Escuela honrará la memoria del fenecido profesor Rafael Reyes Ayala. La actividad se llevará a cabo a las 9:30 a.m. en el vestíbulo que antecede la Escuela en el tercer piso de la Biblioteca Lázaro. También en esta ceremonia se dará lectura a la proclama oficial de la Semana de los Archivos por la Sra. Josefina Gómez de Hillyer, Directora Interina del Archivo. El viernes, 21 de noviembre, se llevará a cabo también en la Biblioteca Lázaro, un taller dedicado al tema "Conservación y preservación del Patrimonio Documental y Bibliográfico de Puerto Rico: Retos y Agendas Proactivas. La bibliotecaria Inés Flores Forastieri de Rodríguez de la División de Adquisiciones Europeas y Latinoamericanas de la Biblioteca del Congreso ha sido invitada a la actividad como uno de los recursos principales.
Recientemente, el periódico El Nuevo Día publicó un artículo escrito por la Dra. Karin Cardona, ex directora del Archivo General de Puerto Rico. En el mismo, señala Cardona que:
El acervo del Archivo General crece cada día, y como entidad, se convierte en algo tan grande y complejo como la institución que la alberga. Su importancia en esta sociedad, su misión y su responsabilidad para con los ciudadanos, requieren un aumento significativo de sus recursos humanos y de un presupuesto adecuado que permita organizar, restaurar y conservar el patrimonio que custodia. Es necesario que las autoridades entienden la importancia que reviste para una sociedad la existencia de este tipo de instituciones".
Nos recuerda la Dra. Cardona que "un pueblo sin memoria es un pueblo destinado a desaparecer".
Este año se celebra la "Semana de los Archivos Históricos" en un momento en que el principal archivo histórico del país permanece cerrado, víctima de la dejadez, el abandono y el olvido oficial. Ojalá que el llamado "cambio" que se ha anunciado con bombos y platillos traiga un compromiso firme y palpable con la preservación y divulgación de nuestro patrimonio documental.