Nacido en Chile, de madre argentina y padre ecuatoriano, Don Arturo Yépez cumple en el 2008 cuarenta años de residencia en Puerto Rico. Desde el 1991 es el caricaturista editorial del periódico El Vocero. De su madre, heredó su vena de dibujante y caricaturista. De su padre tiene la genética de los hombres de negocio, de publicista. Su padre organizó la primera feria del libro que se celebró en Puerto Rico. Durante veinte años en Puerto Rico, Don Arturo manejó su propia agencia de publicidad.

Durante los años en que vivió en Nueva York, creó caricaturas que aparecieron en publicaciones tales como The New York Times Review of Books, The Wall Street Journal, The Saturday Evening Post y Readers Digest. Llegó a publicar su propia revista satírica, Caricatour. Esta revista fue un esfuerzo para expresar algunas de las ideas que se debatían durante los años turbulentos de 1967 y 1968.



Vino a Puerto Rico para descansar luego de tener que abandonar la publicación de su revista. Durante esa semana de vacaciones, conoció al entonces director del periódico The San Juan Star. Este le pidió que sustituyera por una semana a un periodista que estaba enfermo. Aceptó ese reto y desde entonces, Puerto Rico es su hogar. Además del Star y El Vocero, ha trabajado también para El Mundo, y Caribbean Business.





Comenta Don Arturo que en el pasado, algunos políticos se han quejado de algunas de las imágenes que él ha publicado. Sin embargo, señala que, en su opinión, el ambiente político en Puerto Rico ha cambiado durante los últimos veinte años. Los legisladores, y los políticos en general, ya no gozan del status social de antes. Actualmente, las críticas a los políticos y a los partidos abundan y en un grado mucho más fuerte que años atrás. Dice que en Puerto Rico, no obstante, se toma muy en serio la política y que ocasionalmente, le llegan cartas al periódico criticándole por ciertos dibujos que satirizan a los políticos del país.





Por otro lado, apunta que la sociedad puertorriqueña es conservadora. Hay ciertos temas e instituciones, por ejemplo, el sexo y la religión, que son "tabú". Pocas veces aparecen en caricaturas en Puerto Rico. Indica que, por el contrario, en España, luego de la muerte de Franco, la prensa, incluyendo a los caricaturistas, ha asumido un tono mucho más agresivo en sus reportajes e interpretaciones, publicando temas e imágenes que en Puerto Rico no serían aceptados.






Ya tiene establecida su rutina. Se levanta temprano por la mañana. Lee los periódicos. Escucha las noticias de varias emisoras. Empieza su mente la búsqueda de temas e imágenes. Llega a su oficina y trabaja para plasmar en la página imágenes que lleven al lector a reaccionar, a pensar, quizás a reirse, pero siempre a interesarse en lo que sucede en el país.






Leer, analizar, interpretar, dibujar -- todas estas acciones se mezclan en el trabajo creativo de Arturo Yépez. Años de esfuerzo, pensamiento, y dedicación lo han capacitado para aportar diariamente a la vida política e intelecutal del país.






Una entrevista con Don Arturo Yépez está incluida en la Colección de Historia Oral de la Colección Piñero.