El blog "Progressive Historians" ha publicado un artículo sumamente interesante e importante. El título: "Did Racism Help Cause the Mortgage Crisis?" El autor, Ralph Brauer, estudia el tema del desarrollo de los suburbios estadounidenses y la manera en que las políticas del gobierno federal, particularmente la FHA, aportaron a la creación de vecindarios y pueblos estrictamente segregados racialmente. Cita, por ejemplo, un manual de la FHA que indica a los funcionarios que:

Si un vecindario ha de retener su estabilidad, es necesario que las propiedades continúen ocupadas por las mismas clases sociales y raciales. Un cambio social o racial entre los ocupantes generalmente lleva a la inestabilidad y una reducción en su valor.


En algunos casos, por ejemplo, los archifamosos Levittowns, los compradores de casas tenían que firmar acuerdos en que prometían no vender sus propiedades a afroamericanos. Durante la dácada de los 60 hubo esfuerzos para ponerle fin a las políticas racistas dentro de HUD. Sin embargo, con la llegada de la administración de Richard Nixon, estos esfuerzos terminaron, en un intento de los Republicanos para consolidar su base política en la región sur de los Estados Unidos.


El autor del artículo también analiza el fenómeno del "racismo estructural", un sistema social y económico que asegura y perpetúa la marginación racial en los Estados Unidos. Aquellos que viven en áreas consideradas "deterioriadas" (entiéndese, vecindarios de afroamericanos o hispanos), no tienen acceso a escuelas de calidad. Por no tener acceso a escuelas de calidad, y con destrezas limitadas, no tienen acceso a trabajos bien remunerados. Al no poder llegar a trabajos con sueldos dignos, se ven condenados a continuar viviendo en áreas marginadas que reciben poca o ninguna atención del gobierno. Es una fórmula perfecta para mantener la marginación y "seguros" a los vecindarios blancos. A su vez, los bancos más grandes no extienden préstamos a residentes en estas áreas. En su lugar, se establecen negocios que se especializan en hipotecas "sub prime" (de alto riesgo).


La gráfica que acompaña esta nota ilustra la concentración de préstamos sub-prime en Chicago. La concentración de préstamos subprime en vecindarios negros es tres veces mayor que en vecindarios blancos. Las áreas más afectadas por esta crisis, y por las prácticas usureras de los que ofrecen esta clase de préstamo, son precisamente las más pobres.


En Puerto Rico, la crisis en la vivienda tiene unas variaciones. Recientemente, hemos visto los problemas que han enfrentado cientos de compradores de casas que contaban con un alivio de $25,000 en la adquicisión de nuevos hogares. Da la impresión de que ni constructores ni bancos tendrán que cargar con el peso de este problema. La culpa y la carga caerán sobre el gobierno y los mismos compradores.


Desde la década de los 30 se construyen urbanizaciones en Puerto Rico. Durante los años 40 comenzaron las mega urbanizaciones tales como Puerto Nuevo. Estas construcciones han contado con la colaboración y el apoyo de los gobiernos de Puerto Rico y los Estados Unidos. Han cambiado dramáticamente la vida urbana en el país. Pero ¿han servido para mejorar la vida en nuestras ciudades, integrando diversos grupos sociales, generaciones, e intereses o han segmentado nuestra sociedad, fomentando la desconfianza, la falta de comunicación , los ciclos de marginación?


Para leer el artículo de Brauer (el primero de una serie) puede pulsar aquí.