Este año se conmemora el aniversario 150 de la publicación del libro "Sobre el origen de las especies", obra pionera del científico Charles Darwin. Su teoría de la evolución de las especies fue quizás una de las ideas fundacionales de la visión moderna del mundo.

Este aniversario ha producido varios estudios y publicaciones sobre Darwin y sus teorías científicas. En estos días, Adrian Desmond, biógrafo de Darwin, ha publicado en la revista electrónica Prospect un artículo que presenta la estrecha relación entre las ideas científicas de Darwin y sus convicciones y sensibilidades morales. Según Desmond, fueron las convicciones abolicionistas, junto con sus experiencias y observaciones a bordo de la nave Beagle, que inspiraron en Darwin la elaboración de la teoría de la evolución. Procedía de una familia conocida por sus ideas liberales y sus ideales abolicionistas. Desde joven, Darwin se convenció del concepto de la "común humanidad" de todos los seres humanos. Por esta razón, encontró tan repugnantes las escenas de maltrato a esclavos que presenció durante su viaje por América del Sur.
Utilizando diversos testimonios de Darwin, incluyendo su diario del viaje en el Beagle, Desmond logra trazar el proceso que lleva al joven investigador a postular que las raíces comunes de todos los seres humanos son reflejo de una verdad más amplia: la evolución de las especies.
Actualmente, se comenta mucho la necesidad de enfoques multidisciplinarios a la hora de estudiar los complejos temas sociales de nuestra época. La experiencia de Darwin puede proveer luz para entender como, a nivel individual, este modo multidisciplinario puede producir grandes frutos. También puede servir de ejemplo de la manera en que los valores morales y los sentimientos pueden dar forma y dirección a los estudios científicos.
Para leer el artículo de Desmond, presione aquí.