A través del blog de los "Progressive Historians" nos llega una reflexión sumamente interesante sobre las relaciones entre la educación, la colonización y la enseñanza de la historia. El suceso que provoca esta reflexión es la costumbre del Departamento de Educación del Estado de Oklahoma de celebrar una serie de "recreaciones históricas" (re-enactments en inglés) que dramatizan las tomas de tierra realizadas por los primeros residentes blancos del territorio de Oklahoma. En estas tomas masivas de tierra, participaron miles de personas, algunas de ellas pobres en busca de un terreno donde ubicarse, y muchísimas otras especuladores quienes buscaban hacerse ricos con estas tierras "federales". Estas archifamosas "land runs" fueron dramatizadas también en la película hollywoodense "Far and Away", protagonizada por Nicole Kidman y Tom Cruise. Totalmente ausentes, tanto de las recreaciones históricas celebradas con fines "educativos" como de la película comercial, son los indígenas que habitaban esas mismas tierras y que, supuestamente tenían derecho absoluto a vivir en ellas gracias a un tratado con el gobierno estadounidense.


El artículo en el blog de estos historiadores incluye un video producido por el Sr. Brent Blout. El título de la producción, de unos 4 minutos de duración es, "Decolonization: "What is colonial education?". En el análisis que presentan Blout y los historiadores, los pueblos indígenas fueron el objeto de un violento proceso de colonización llevado a cabo por el gobierno de Washington. Enfatizan que las masacres de los pueblos indígenas, su desplazamiento de sus tierras ancestrales y su relocalización a las zonas más inhóspitas de los Estados Unidos, han sido intrepretados como hechos normales y naturales y como pasos lógicos en el proceso de crecimiento de la república. La tesis de estos investigadores es que, en el proceso de colonización, el proceso educativo es crucial para crear en la mente del colonizado la convicción de que los procesos que han creado su estado de dependencia son totalmente normales y naturales. Al lograr transmitir esta visión a la conciencia del colonizado, el proceso de la asimilación a la visión y al mundo del colonizador será mucho más eficiente.


Los historiadores han incluido en su blog una carta al Departamento de Educación del Estado de Oklahoma pidiendo que pongan fin a las recreaciones "históricas" de las tomas de tierras, ya que las mismas perpetúan una visión distorsionada e incompleta de los procesos violentos que produjeron la destrucción de los pueblos indígenas.


Esta reflexión puede estimular a los historiadores y educadores, además de las instituciones culturales, de Puerto Rico a revisar los enfoques de sus programas y proyectos. En nuestras "recreaciones" del pasado, bien sea en celebraciones públicas o en actividades escolares, ¿que papel ocupan los esclavos y sus descendientes, los jornaleros, los desplazados, los inmigrantes, las mujeres? ¿Desde qué perspectiva (los "ganadores" o los "perdedores") presentamos a nuestros estudiantes, a los turistas que nos visitan, los procesos históricos del pueblo puertorriqueño?


Para leer el artículo de los Progressive Historians, pulse aquí.