Soliloquio


Mario Benedetti




Hoy he resuelto hablar conmigo mismo

aprovechar por fin el privilegio

de averiguar quién soy de dónde vengo

por qué me gustan las canciones tristes


cuando uno descubre sus miserias

siente el orgullo impávido sincero

de mirarse como un inconfundible

o como un tonto que no vive en paz


en el monólogo nos recorremos

desde la nuca fiel a los talones

ya no caemos en los simulacros

ni en las humillaciones vanidosas


nos vemos en la jaula de los odios

o en la vana penumbra del hastío

y gozamos con el asesinato

de hormigas cucarachas y polillas


hoy he resuelto hablar conmigo mismo

a ver si me convenzo y soy más bueno

y como premio encuentro algún amor

que me espera en un pétalo del alma