Un tribunal de apelaciones en Boston ha ordenado a Boston College entregar a autoridades británicas materiales de entrevistas de historia oral relacionadas a actividades del Ejército Republicano Irlandés (IRA). Esta decisión es una de varias determinaciones de tribunales estadounidenses que han analizado la confidencialidad que existe en investigaciones que utilizan los métodos de historia oral.
Las entrevistas con miembros del proscrito IRA se llevaron a cabo con la promesa a los entrevistados que su identidad sería protegida. Los investigadores alegaron que revelar los nombres de entrevistados los pondría en peligro real de recibir daño físico.
El material recogido en estas entrevistas es parte del "Belfast Project" que documenta la época de los violentos conflictos entre diferentes sectores de la sociedad de Irlanda del Norte durante el siglo veinte.
Fiscales estadounidenses requirieron los documentos a nombre del gobierno británico. En diciembre de 2011, el juez William Young había ordenado la entrega de la documentación pero los investigadores principales del proyecto, Anthony McIntyre y Ed Moloney, apelaron su decisión. Boston College no participó en el proceso de apelación.
En su decisión, el panel de tres jueces reconoció el posible impacto de la entrega de esta información pero citaron decisiones anteriores del Tribunal Supremo de Estados Unidos que confirman que no existe base para negarse a cumplir con órdenes del tribunal. Señalaron que "La labor de investigar actividad criminal le corresponde al estado y no está sujeta al veto de investigadores académicos."
Para ver el texto de la decisión oprima aquí.