En mayo de 1948 la tropa de Niñas Escuchas (Girl Scouts o "Brownies") llegó a La Fortaleza. Para su sorpresa se toparon con el mismo gobernador, don Jesús Piñero. Con su acostumbrada amabilidad conversó con las niñas, contestando preguntas y hablándoles de su trabajo en la mansión ejecutiva. De repente, una de las niñas, la pequeña Gloria Rivera, le presenta a don Jesús su libro de autógrafos y pide su firma. "Como no". Y apareció un breve mensaje y la firma de Piñero.
 
Casi 66 años más tarde, el librito con las firmas del Gobernador y de muchos de los compañeros de clase de la pequeña Gloria llega a la Colección Piñero. Un pequeño recuerdo de la gentileza de un gran hombre.
 
Gracias, doña Gloria.